Guía de zapatos

Zapato de baile: comodidad, resistencia, buena calidad y cuidados

Alicia R. Mediavilla

Zapatos Ainhoa

A la hora de elegir tus zapatos de baile hay tres cosas imprescindibles: que sean cómodos, resistentes y de buena calidad. La fabricación artesanal a medida te garantiza estas tres condiciones, porque el zapato se adapta perfectamente a tu pie y además eres tú el que eliges detalles importantes como la altura y la forma del tacón. Basta con unos cuidados mínimos para que los zapatos te duren mucho tiempo. Visita nuestra tienda de zapatos

 

Los zapatos son para bailar: la comodidad es fundamental. La anchura del zapato es importante para que se adapte a cada pie. Ten en cuenta que con el uso ceden, así que no los escojas demasiado anchos. Es normal que resulten un poco duros cuando están nuevos, sobre todo los de piel curtida en cuero y no es raro que hagan rozaduras. Los de piel curtida en ante son más flexibles y cómodos desde el principio, pero se deforman antes.

En cuanto al tacón, existen diferentes alturas. Los profesionales suelen usar el tacón de 7 cm (2'36 pulgadas); pero si eres principiante o no estás acostumbrado a llevar tacón, es mejor empezar por el de 5 cm (2 pulgadas). Además, existe el tacón cubano, que es un poco más ancho, por lo que tiene mayor estabilidad.

Es fundamental la calidad, que empieza con la elección del material. Evita el plástico. Son más baratos, pero se rajan muy pronto; además, te sudará mucho el pie y acabarán cogiendo mal olor. 

Lo mejor es piel auténtica. Da igual el tipo de curtido. El cuero suele ser más resistente, aguantan mejor el uso y, con unos cuidados mínimos, los zapatos te durarán años. El ante también es buen material, pero duran algo menos, porque se da de sí con mayor facilidad y puede llegar a erosionarse y perder color. 

Si quieres asegurarte la mejor calidad y la resistencia del zapato, lo mejor es que te hagas con unos zapatos artesanos, hechos de la forma tradicional por un maestro zapatero que sabe cómo conseguir que el zapato dure para siempre por mucho que taconees.

Si tienes todo esto claro, lo único que necesitas, es elegir el modelo que más te guste, pero en esto no podemos aconsejarte.

Cuidados mínimos para alargar la vida de tus zapatos

Conviene guardarlos en lugares frescos, con una temperatura ambiente de 18 grados. Después de usarlos, hay que dejar que se oreen al menos quince minutos para que se sequen, porque el sudor reseca la piel y hace que se acartone. Luego, lo mejor es guardarlos en una bolsa de plástico para evitar que la piel se reseque. 

Para limpiar los zapatos de piel curtidos en cuero o cualquiera que no tenga "pelillo", lo mejor es echarles crema normal para piel, de uso personal. Luego, cuando el zapato haya absorbido la crema, se les echa crema de zapatos (no betún). Luego se les pasa un trapo y se cepillan. De esta forma, se consigue que la piel del zapato esté siempre hidratada y se evita que se acartone y se estropee.

Los zapatos de ante o napa o nobuk (pieles con pelillo) basta con cepillarlos y echar spray para nobuk o ante, que los conserva y los hace un poco más impermeables.