Morente’, la película

El Museo Reina Sofía de Madrid acoge la presentación de la obra póstuma del maestro granadino

Según su director Emilio R. Barrachina, “Morente” no es un obituario, ni un homenaje, ni un ‘biopic’. Es una película musical que, a través del proceso creativo de Enrique Morente, se acerca a la obra de Picasso y a la figura de su barbero Enrique Arias, quien se convirtió en el amigo y confidente del artista durante el tiempo que ambos estuvieron exiliados en Francia tras la Guerra Civil española.

Pero bajo este cascarón “Morente” esconde una aproximación al Enrique Morente más familiar y creativo, con secuencias en las que se muestra al músico de paseo con su familia por el barrio granadino del Albaicín, donde nació, o cantando junto a sus tres hijos en los Baños Árabes de Granada. Los diálogos improvisados se mezclan con imágenes de ensayos y de conciertos como el de Buitrago del Lozoya (Madrid) o el del Liceo de Barcelona.

A lo largo del film lo mismo vemos a Morente hablando con sorna de su esposa Aurora Carbonell durante una entrevista telefónica, que le vemos ideando y ensayando una soleá abstracta junto a sus músicos, o sorprendiéndose junto a su hija Estrella del eco de sus voces en un antiguo aljibe del Albaicín.

El largometraje no tiene guión y obedece a un solo hilo argumental, que va desde los cantos flamencos ortodoxos que interpreta Estrella Morente al inicio hasta la fusión y el mestizaje que caracterizaron la trayectoria interpretativa del artista y que culminan en el escenario del Liceo barcelonés.

“Sabemos que no es una película al uso, pero es una película ‘morentiana’ y ‘picassiana’ a más no poder”, aseguró Barrachina.

“Morente me dijo ‘haz una película que sea solamente emoción, solamente sensación’. Sabíamos que corríamos riesgos, pero eso es algo de lo que Morente nunca huyó”, agregó el director.

“Mi padre buscaba la emoción a través de la curiosidad. El Guernica era una obra con la que él se emocionaba mucho”, confesó Estrella Morente.

Rota de dolor, la hija del cantaor confesó que aún no ha visto la película porque no puede. “No he visto la película porque no puedo verla, porque ninguno de nosotros puede verla. Porque mi padre sale como nosotros le recordamos, porque no he visto a mi padre enfermo, ni con una medicina en la mesilla de noche. Porque solo le vi una vez en un hospital y ya no le vi más. Y yo no sé dónde está mi padre. Y lloro porque no me importa llorar, porque esto es un calvario, levantarnos cada mañana sin él es un sacrificio, nos hemos quedado sin alma”.
Un cantaor a la altura de Picasso
Llevada por la emoción del momento, Estrella Morente no dudó en comparar la creatividad de su padre con la del pintor malagueño.

“Mi padre está a la altura de Picasso. Me regañaría mucho si me oyera decirlo, pero para mí es así”, aseguró la cantaora.

El director de la cinta también se sumó a la comparación entre ambos artistas. “Los dos tienen mucho en común, ambos dominan perfectamente su arte (…) y con los cimientos tan sólidos que tenían los dos, crean y reinventan”, afirmó Barrachina.

“También tienen en común que la ortodoxia de sus respectivas artes les ha criticado”, añadió.

Estrella Morente recordó además que su padre “era una caja de sorpresas, y lo sigue siendo” y adelantó que “aún saldrán cosas sorprendentes porque él no paraba de crear cosas y siempre llevaba 3 o 4 proyectos a la vez”.

De momento, lo próximo en editarse será la banda sonora de esta película.